Mostrar:
Autores:
Buscar:

Itzamná Ollantay
Itzamná Ollantay

Nómada quechua. Hijo de la Pachamama. Activista y defensor reflexivo de los derechos humanos y de la Madre Tierra. Abogado, teólogo y antropólogo de formación en la ciencia occidental.

115 Notas publicadas

Notas recientes

A casi un año de la consumación del Golpe de Estado, y la instauración del letal régimen dictatorial en Bolivia, seguimos preguntándonos ¿dónde están los prolijos indianistas, indigenistas, feministas, ambientalistas… que fustigaron duramente contra el indio dictador de Evo Morales?

En los siete países que conforman la región de Centroamérica, incluidos Belice y Panamá, coexisten en total alrededor de 60 pueblos originarios. De estos, 23 se encuentran en Guatemala, 6 en Honduras, y así sucesivamente, (sin contar a los pueblos que surgieron a partir del siglo XVI).

En 1872, luego de una sublevación aymara, comandada por el mítico duo Bartolina Sisa y Zárate Willka, en lo que actualmente es Bolivia, fueron públicamente descuartizadas las y los sublevados, como escarmiento para que nunca más indígenas se constituyesen en sujetos de su emancipación.

Las tres décadas anteriores a la pandemia global del COVID19, fue un tiempo “fecundo” para la emergencia y beligerancia propósitiva de diferentes movimientos sociales, en diferentes países de Abya Yala.

Mientras anotamos estas letras, los pueblos quechuas, aymaras, guaraníes… movilizados en Bolivia, son duramente castigados por el Gobierno de facto, producto delgolpe de Estado, que se resiste a convocar a elecciones generales. Ocurrió con los kanas en Perú, los mapuches en Chile y Colombia, es letal para los pueblos.

Para nadie es desconocido que el ente financiero internacional denominado Banco Mundial (BM), en su apuesta por expandir el hegemónico sistema económico neoliberal.

Recientemente en Guatemala mestizos e indígenas expresaron su indignación/repulsa virtual frente al desprecio y humillación reiterado a “autoridades/representantes” indígenas por parte del actual presidente de la República en actos públicos.

Casi ninguno de los más de 30 millones de “peruanos” tiene certeza del origen etimológico del término Perú. Los cronistas de la época de la invasión hablan de un Cacique llamado Birú, otros, de algún riachuelo con ese denominativo… Al final, los invasores habitados por el deseo del metal lo nominaron Perú, y con esa nominación del verdugo nos quedamos. Y nos enorgullecemos der “ser” peruanos.

Muy a pesar de la aparente victoria de la “revolución verde”, de las semillas transgénicas, o del monopolio global de la producción/consumo de los agroquímicos, muchas familias se quedaron en el área rural, cultivando sus alimentos en surcos alquilados o “mini parcelas”, incluso contra la voluntad de los Estados empresariales.

El pasado 6 de junio del presente año, en la Aldea Chimay, municipio de San Luis, Petén, a 230 Km al norte de la ciudad de Guatemala, un numeroso grupo de personas quemaron vivo a Don Domingo Choc, acusándolo de “brujo”, como consta en un video que inmediatamente subieron a las redes sociodigitales.