Mostrar:
Autores:
Buscar:

Ángel Guerra
Ángel Guerra

Latinoamericanista y analista internacional, articulista del diario mexicano La Jornada. Invitado frecuente en teleSUR. Fue director del diario Juventud Rebelde (1968-71), de la revista Bohemia (1971-1980) y de otras publicaciones cubanas de circulación nacional

150 Notas publicadas

Notas recientes

La mayor de las Antillas vive un momento trascendental de su historia. A sesenta años de la fulminante victoria sobre la invasión mercenaria de Playa Girón, orquestada por el Pentágono y la CIA, se ha producido un cambio generacional en la dirección del Partido Comunista de Cuba(PCC) de forma muy ordenada, calma y democrática. 

La victoria de Lasso implica también una mayor subordinación a Estados Unidos (EU), una oposición a la unidad e integración regional y el establecimiento de una mancuerna con Uribe-Duque dirigida contra Venezuela y los gobiernos y fuerzas progresistas de la región.

Pero no parece ser esa la dirección escogida pues la administración de Biden ha hecho suyas algunas de las políticas agresivas de su antecesor. Ergo, el secretario de Estado Blinken está de acuerdo en la actitud “más firme”  tomada por Trump hacia China  y aunque está en “gran desacuerdo” en cómo lo hizo en distintas áreas, cree que  “la base era la correcta”.

La unipolaridad llegó a su fin en la primera década del siglo XXI, aunque Washington insista en continuar pareciendo el matón del barrio y se embelese con sus discursos sobre el liderazgo mundial, que supuestamente está destinado a ejercer.

La cancillería boliviana, que analiza llevar a Almagro a juicio, ha expresado: “El señor Almagro no tiene la autoridad moral ni ética para referirse a Bolivia, después del daño profundo que hizo al pueblo boliviano. Sus acciones costaron vidas y debe rendir cuentas”.

Cuba se convirtió esta semana en el primer país de América Latina y el Caribe y, probablemente, entre la totalidad de países pobres, que cuenta con un candidato vacunal contra la Covid-19 en la fase III de ensayos clínicos, el Soberana 02

El sordo pleito de Menéndez con Biden y Obama rebasa los límites de la rivalidad política para internarse en el plano del más enconado rencor personal.

La elección presidencial y parlamentaria del domingo 7 de febrero en Ecuador rebasa la impronta de una elección nacional. De su resultado dependerá un importante cambio en la relación de poder de América Latina y el Caribe, favorable, o no, a las fuerzas progresistas. Estados Unidos y sus achichincles locales lo comprenden muy bien: han hecho y  están haciendo, sin miramientos, cuanto esté a su alcance por impedir  la victoria de la opción progresista.

La Guyana Esequiba fue parte de la capitanía general de Venezuela desde el siglo XIV, lo cual es sustentado por abundante evidencia histórica y prolífica cartografía. Pese a los irrefutables títulos de Caracas sobre el territorio de la Guyana Esequiba, explica el historiador Luis Britto, las autoridades venezolanas de fines del siglo XIX, venían de sufrir un largo proceso “de extralimitaciones, usurpaciones y abusos” por parte de Gran Bretaña y caen en la ingenuidad de entregar la decisión sobre el territorio a la junta arbitral extranjera que emitió el llamado laudo de París de 1899 y entregó el territorio a Gran Bretaña.

Sesenta y dos años. En ese ciclo histórico se ha podido medir cabalmente la capacidad del pueblo de Cuba y sus líderes para levantar las banderas de la libertad, la independencia, la soberanía, la unidad e integración de nuestra América.